Utilizar la misma contraseña en diferentes sitios y aplicaciones es quizás la práctica digital más insegura de todas. Hay plataformas que a pesar de su tamaño y fortaleza han sido hackeadas para vender la información que almacenan sobre sus usuarios, así como ha habido casos en los que la información robada se ha hecho pública. Si el usuario tuviera su contraseña e información personal en alguna de estas bases de datos, todas sus cuentas con la misma contraseña correrían peligro de ser infiltradas.

Es de suma importancia que el usuario utilice una contraseña distinta para cada sitio o aplicación en el que tenga una cuenta. Considere este hábito como la práctica de seguridad personal número uno.

password in ES

Source

La otra mejor práctica es la creación de contraseñas robustas y difíciles de adivinar. La principal preocupación son las computadoras, pero la contraseña debe ser a prueba de humanos también. Comparemos estas dos contraseñas:

  1. Tr0ub4dor&3
  2. caballocorrectograpabatería

La primera contraseña le resulta difícil de aprender a la mente humana, pero es fácil de adivinar sistemáticamente con el hardware computacional actualmente disponible.

Ahora, la segunda contraseña es fácil de recordar como humano, pero le resulta increíblemente difícil de descifrar a una computadora. En teoría, le tomaría cientos de años adivinarla.

Con estas dos cosas en mente, es momento de mencionar que surge un tercer problema. En la actualidad, un usuario determinado tiene muchas cuentas personales en internet; ¿cómo podría alguien acordarse de tantas contraseñas distintas? Evidentemente, no lo lograría. Por suerte, los administradores de contraseñas han llegado a rescatarnos a todos. La función de estos programas es, en esencia, guardar y administrar todas las contraseñas del usuario para que este no se vea obligado a recordar ninguna.

Utilizar un administrador significa que se pueden generar contraseñas largas y complejas sin que tener que recordarlas represente un problema. Pueden generarse también datos aleatoriamente para contestar preguntas de seguridad, mismos que se guardan en el registro del software. Todo esto, sin embargo, tiene sus desventajas. Al utilizar un administrador, el usuario reduce su capacidad de recuperar sus contraseñas a un único punto de error, por lo que se vuelve indispensable elegir cuidadosamente una contraseña para proteger los datos que contiene.

¡Felicidades! Ya cuenta con la información necesaria para actualizar y fortalecer sus contraseñas.