Ya debe tener una buena comprensión del funcionamiento de una cadena de bloques si ha leído los capítulos anteriores a este. Tras cubrir la idea de una cadena de bloques y sus propuestas de valor en el primer capítulo, nos adentramos a los elementos que la hacen funcionar. En este capítulo, nos concentraremos en una subunidad de la cadena, una pequeñísima pieza del rompecabezas. La cadena de bloques está compuesta de muchos bloques, los cuales funcionan como contenedores de transacciones.

El modelo UTXO

La mayoría de las cadenas de bloques emplean el modelo UTXO (Unspent Transaction Output) para rastrear los fondos de un usuario. Aquí explicaremos cómo funciona.

Leer el artículo

El explorador de bloques

El explorador de bloques es una herramienta que permite al usuario navegar la información contenida en la cadena. Este artículo habla del tipo de información que encontrará el usuario.

Leer el artículo

Atomic Swaps

Por último, queremos explorar un tipo especial de transacción. Un intercambio atómico (atomic swap) le permite a un usuario intercambiar criptomonedas diferentes sin la intermediación de un centro cambiario.

Leer el artículo