En nuestro artículo sobre contraseñas seguras, mencionamos que resulta indispensable contar con una contraseña diferente para cada aplicación o servicio que utiliza el usuario. Postulamos que sería casi imposible que un usuario promedio recordara tal número de contraseñas, y presentamos la solución en forma de los administradores de contraseñas, programas que administran las informaciones de acceso del usuario para que este no tenga que recordarlas.

Utilizar un administrador de contraseñas significa también que el usuario puede generar contraseñas largas y complejas sin preocuparse por la posibilidad de que humano o computadora sean capaces de adivinarla. Pueden generarse también datos aleatorios para contestar preguntas de seguridad, mismos que se guardan en el registro del software. La desventaja es que esto crea la posibilidad de que el usuario pierda acceso a todas sus contraseñas y cuentas, por lo que es indispensable elegir una contraseña fuerte para proteger la bóveda del administrador de contraseñas.

Resulta también esencial saber que los administradores de contraseñas hacen uso de una contraseña maestra, una clave que desencripta la bóveda del usuario para darle acceso a sus contraseñas. La contraseña maestra debe ser extremadamente segura, pero también fácil de recordar. La mayoría de los administradores de contraseñas recomiendan y ofrecen el uso de A2F.

Existen tres tipos de administradores de contraseñas: software instalado de manera local como aplicación, servicios en línea accedidos a través de portales en internet y dispositivos hardware de acceso local que funcionan como llaves.

Los más útiles de los tres son los servicios web. Estos suelen sincronizar las contraseñas del usuario entre todos sus dispositivos y mantienen segura su bóveda en la nube, protegida con una contraseña maestra y, de preferencia, autenticación de dos factores.

Muchos administradores de contraseñas cuentan también con extensiones para exploradores o software que el usuario puede instalar en su computadora o celular para acceder desde ahí a su bóveda dentro del administrador.

LastPass

LastPass browser add-on interface

Es importante también tomar en cuenta los precios. Gran parte de los administradores de contraseñas ofrecen versiones pagadas con características superiores, pero varios cuentan con excelentes versiones gratuitas (LastPass, por ejemplo). Le recomendamos probar gratuitamente uno de estos servicios para manejarlo usted mismo y decidir si la aplicación se adecua a sus necesidades. Puede que descubra que una prueba gratuita le resulta suficiente, o puede pagar para obtener un servicio más completo si lo considera necesario.

La parte más difícil será sin duda la elección del administrador de contraseñas mismo, pues hay muchos de dónde escoger. Más que elegir uno solo desde un inicio, lo exhortamos a poner a prueba varios y decidir posteriormente cuál es el que mejor se acomoda a sus necesidades y dispositivos. Algunos de los más populares son LastPass, 1Password, MasterPass y KeePassX.

En la parte inferior de la página encontrará un artículo que le será útil al investigar qué administrador de contraseñas es el indicado para usted.